lunes, 10 de marzo de 2008

Entre tu y yo

Noviembre 30

Ella : Hola, Cómo estás en este lluvioso y acogedor día?
El : Sobre todo acogedor ?? ;) …bien, y tu?
Ella : Sí, sobre todo. Bien, aquí en mi casa
El : Todavía sin carro !¿¿?
Ella : Si, esta en el taller
El : Buuuu
Ella : Porque querías que fuera a raptarte?
El : Yo que te iba a pedir raite
Ella : Me dan ganas de ir por ti en taxi, después de todo, para todo hay maña no?
El : Ven y dame… raite… andale.
Ella : Ay Corazón no sabes las ganas que te traigo
El : Mañana tempranito estoy libre... Me voy
Ella : Me desocupo a las 10… cuídate mucho

Diciembre 1

Ella: Buenos días, ahora no necesitas raite?
El: Ahora no … Que haciendo?
Ella: Estoy en la oficina, pero ya salí, ya me voy. Y tu, en la oficina o en tu casa?
El: En mi casa pero al rato tengo que ir por un encargo
Ella: Solo o acompañado?... Que tan al rato?... Vas apurado o te puedo invitar un café?
El: Voy apurado… pero tu compañía me vendría bien ;)
Ella: Ok, dime en donde y a que hora te veo
El: Apenas voy saliendo, nos vemos en la tienda si quieres
Ella: Ok, ahí te veo…

Más tarde..

El: Dónde estás?
Ella: Voy entrando al estacionamiento
El: Estaciona tu carro y vamos en el mío, te espero en la puerta…

Seguí tus instrucciones, dejé mi carro, subí al tuyo y cerré la puerta, no sabías como saludarme hacía tiempo que no nos veíamos y ambos sabíamos que tú ya no estabas solo, me incliné hacia ti, te dí un beso en la mejilla y pusiste el carro en marcha, los primeros minutos transcurrieron con preguntas triviales, sin ningún contacto físico, risas nerviosas, miradas que casi veían a través de la ropa, la tensión, el deseo y la ansiedad se sentían en el ambiente por lo que no pasó mucho tiempo para que entre risas e insinuaciones rodearas mi cintura jalándome hacia ti, mientras yo ponía mi mano sobre tu pierna y un beso se escapaba de nuestros labios, de camino mis caricias se hacían mas descaradas aún notando a través de tu pantalón cuanto te agradaban y en cada semáforo la intensidad de nuestros besos aumentaba en lo que tus manos traviesas hurgaban en mi escote, al llegar al estacionamiento apenas apagaste el carro te lanzaste sobre mi, lentamente fuiste bajando de mis labios al cuello saboreando cada centímetro por donde pasabas bajaste los tirantes de mi blusa, tiraste de mi sostén hasta dejar mis pechos al aire, empezaste a recorrerlos con tu lengua juguetona al tiempo que tu mano bajaba el cierre de mi pantalón y tus dedos encontraban mi clítoris, un gemido se escapó de mi boca pero lo ahogaste con la tuya, me tocabas despacio con suavidad, mis fluidos empezaban a mojar tu mano, separaste mis labios, recorriste mi clítoris con la yema de tu dedos hasta llegar a la entrada de mi vagina una y otra vez provocando mis ansias, acariciabas la entrada con movimientos circulares sintiendo mi palpitar, una que otra mordida en mis labios me daban un respiro para dejar salir los sonidos de mi excitación, mis piernas se abrían aún mas y mis caderas se arqueaban para facilitarte la entrada… te hundiste en mí… tus dedos penetraron con facilidad comenzaste a moverlos despacio, entrabas y salías mientras tu boca no dejaba de devorarme, tus movimientos se volvieron mas rápidos, mas fuertes al igual que mi respiración y el estremecimiento que provocabas, la tibieza de mis líquidos bañó tu mano y mis gemidos no podían contenerse mas.

Me reincorporé un poco para bajar el cierre de tu pantalón, recorrí tu pecho con mi lengua, te tenía en mis manos, inicié jugando en tu ombligo haciéndote cosquillas con mis uñas, bajando a tu miembro de manera muy suave casi sin tocarlo, tu cara me decía lo placentero que te estaba resultando, continué con mi lengua, me entretuve en tu vientre fui bajando muy lentamente, cogí tu miembro con mi mano y pase la lengua por tus testículos, llegue a la base del pene y fui subiendo hasta llegar a la cabeza, te saboreé despacio con la puntita de mi lengua y te metí en mi boca a tiempo que mis uñas continuaban acariciando tus testículos y tus manos se paseaban por mi culo, empecé con mi trabajo chupándote, mamándote, bajando y subiendo mi boca cuando mi lengua hacia círculos en tu miembro, tus gemidos se escuchaban y el olor a sexo nos impregnaba, afuera la gente iba y venía, un guardia se acercó mientras una pareja pasaba por detrás pero nadie se percataba de lo que sucedía dentro, el teléfono sonó reclamaban tu presencia, apenas alcanzaste a pronunciar “ya voy” y colgaste, yo seguía con lo mío, tu mano apretó fuerte la mía, mi lengua seguía jugando contigo con movimientos alrededor de tu pene, metiéndolo y sacándolo de mi boca, succionándolo para darte placer, mi lengua lamia tus testículos, después tu pene y de nuevo te metía en mi boca, estaba tan duro, caliente, tan suave, lo sacaba y lo metía una y otra vez mas fuerte en cada ocasión tus gemidos me daban la pauta para la intensidad de mis movimientos al igual que los apretones en mis nalgas, quería que te vinieras en mi boca y lo conseguí, tu respiración se agitó, sentí tu palpitar en mi lengua, tu semen se derramó en mi boca y me lo bebí poco a poco, mi lengua continuaba jugando con la puntita de tu pene unos momentos cuando levantaste mi cabeza, me abrazaste con ternura y me besaste con suavidad, en tanto el teléfono de nueva cuenta anunciaba que debíamos volver a la realidad.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

buenas noches
que rico esta este
se ma antoja hacerlo realidad
como vez
una sola vez?

vmw06

Anónimo dijo...

el masaje cuando?

samsa777 dijo...

Esos teléfonos... tan indiscretos y tiranos...

NARCISO dijo...

me exité jajajajaj!

Yo solía escribir estas cuestiones eróticas pero.....

snif snif

Venus dijo...

vmw ... Todo seguirá en la fantasía, es mucho mejor así.

samsa ... Que divertidos son los teléfonos... a poco no?

narciso ... jajaja que bien que te excitaste jajajaja... escribías cuestiones eróticas pero????