jueves, 14 de agosto de 2008

Recordé porque te extraño tanto

Fue una de tantas veces cuando te daba sexo oral, cuando pasaba mi lengua por todo tu pene, subiendo y bajando en un ritmo primero lento y después desenfrenado con tu pene dentro de mi boca, cuando a la vez te tocaba el culo y tu sólo gemías de placer.

Recordé esa vez cuando me senté de frente a ti, comiendo con mi vagina todo tu pene, viéndote a los ojos, diciéndote sin palabras como me gustaba esa posición y estar así contigo, estar arriba, sentir como entrabas por completo, como te movías dentro de mí y como me movía para sentir más placer

Recordé esa vez que te controlaste algunas veces para no venirte dentro de mí, para seguir disfrutándonos el uno al otro, para seguir dándome placer, donde o tu me calmabas para que no me viniera o yo te calmaba a ti... así estuvimos buen rato, montada arriba de ti... hasta que no aguantaste más y cuando estuviste a punto de venirte, tome tu riquísimo pene en mis manos e hice que te vinieras en mi boca. Esa noche fue la primera vez que viste como saboreaba y me bebía tu semen... hacía años no hacia eso...

Recordé que fuiste a enjuagarte y te veniste directo a mí, con una mirada de deseo... me sentaste en el sillón boca arriba y me hiciste sexo oral, me metiste 2 dedos en mi vagina y otro por mi ano... me cogiste así... riquísimo e hiciste tuviera varios orgasmos, hiciste me corriera en tus manos. Ya casi a punto del desmayo, me agache contigo para tomar tu pene y llevármelo a la boca, pero preferí sentarme de nuevo en tu pene y comerlo completo, sólo que ahora fue anal, sabes que me fascina así y supiste aprovecharlo.

Recordé que sentiste venirte, volviste a meter de nuevo 2 dedos en mi vagina y cogimos fuerte, así con tu pene en mi culo y tus dedos en mi vagina, esa vez hiciste volviera a venirme y cuando estaba chorreando te veniste dentro de mí, recordé como palpitaban tus venas, como el sudor nos inundaba y como en un abrazo y un beso nos decíamos sin palabras todo lo que sentíamos el uno por el otro...

1 comentario:

Victor dijo...

Esto mismo me paso hace poco pero visto desde el otro lado. Y una vez mas, fueron tres en total.

Muy bien relatado, gran sensibilidad.

Saludos