domingo, 10 de febrero de 2008

Te toca a ti...

Ahora yo quiero que me digas tu lado oculto, que veas, que vibres, que sientas lo que te estoy haciendo.
Las preguntas son ¿Cómo te gusta?
¿De dónde a donde sientes?
¿Me detengo... sigo... Hasta cuándo?
....
Cuentame ese lado que te mata... Cuentame

12 comentarios:

Anónimo dijo...

ME ENCANTA LA LENGUA
QUE ME RECORRA DESDE LA PUNTA DEL PENE HASTA EL ANO
QUE ME CHUPEN LAS BOLAS
QUE ME LO HAGAN CON LA CARGANTA
SUABE,,,DESPACIO

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

WAW
QUE RICO

Anónimo dijo...

ERES BUENA PARA ESTO?

Anónimo dijo...

Cómo chupar un pene
Chupar el pene a un hombre es uno de los más puros placeres en la vida. Es triste pensar que muchas mujeres no aprecian lo divertido que puede ser. La razón es que no saben cómo hacerlo correctamente y así no acaba por ser divertido. Porque si lo hechas a perder, no conseguirás tu premio. La polla no se endurecerá, el hombre no pasa un buen rato y la mujer siente el fallo. Pero aquí vienen las buenas noticias: es fácil aprender a ser una fabulosa chupadora de pijas. Y voy a decirte exactamente cómo.

No tiene importancia el lugar que escojas, puede ser en casa en la cama o aparcada en el Bulevar del Ocaso, pero busca todo el nivel de intimidad que necesites para sentirte relajada y cachonda. Para el propósito de este libro, digamos que estás en un sofá. Estás con un hombre que le gusta y sabes que a él le apetecería una buena mamada en este momento.

Deslízate en el suelo entre sus piernas y abre su bragueta. Busca y palpa su polla. Si está caliente para ti, ya estará dura. Si es nervioso, puede estar aún doblada en sus calzoncillos. Mantén agarrado su pene y sube a su cara y bésale. Observa si puedes sentir una respuesta abajo. Cualquier movimiento es una buen signo.

Ahora sácale el miembro y mira cómo está. Si está tieso, lo estás haciendo bien, en otro caso, aquí está el que hacer: Sácale las pelotas. Si los pantalones están muy tirantes, bájalos. Ahora sujeta sus pelotas en la mano izquierda y la polla en la derecha. Apriétala poco a poco hacia abajo en dirección a la base del mango y dispónte a chupar.

Recorre tu lengua sobre tus labios para tenerlos listos y húmedos y mira la cara de tu hombre. El quiere mirar como le chupas. A los hombres les gusta mirar. Ahora abre tu boca ligeramente para atormentar y excitar a tu hombre y acércate junto a su polla. Respira en él, sóplale con tu aliento caliente. Saca tu lengua de nuevo y tócale, atorméntalo.

Asegurándote que tu lengua está goteante de humedad, comienza en la base de su mango y lame hacia arriba, lentamente. Gira tu cabeza de lado y simula morderle, suavemente colocando tus dientes en su carne.

Humedécelo de nuevo con tu lengua y usa tu mano para esparcir el líquido alrededor si es necesario. Una polla húmeda se ve y suena más cachonda que una seca.

Tu izquierda entretanto está tocando sus pelotas, quizás arañándolas ligeramente con tus uñas. Puedes también querer buscar debajo y detrás de las pelotas para encontrar ese área tan sensitiva justo antes del ano, o incluso pasar tus dedos sobre su agujero muy levemente. Ya que el músculo que causa la erección comienza ahí atrás, esto producirá una reacción en su pene.

Después que hayas lamido su mango un montón de veces y está todo húmedo y duro, tu hombre comenzará a retorcerse con frustración si no comienzas a tomarlo en serio. Una rápida mirada a su cara te hará saber cuando estás llevando las cosas demasiado lejos. Atormentar es bueno... hasta un punto. Un poco de experiencia chupando pollas te enseñará cuando se ha alcanzado este punto. En uno de tus balanceos hacia arriba con su lengua, desde la base de su mástil al borde de su capullo, no te detengas.

Continúa tu larga, húmeda lamida sobre la punta del pene, insistiendo en el agujero del centro. Mantén tu lengua en él, si puedes, pero no chupes su cabeza aún.

Ahora recorre con tu lengua el borde de su capullo, por todo el contorno, haciendo frecuentes pases por la piel tierna encarada hacia ti. Aquí es donde la mayoría de los hombres son más sensibles. ¡Pero no todos los hombres! Hay una cosa que una buena chupadora de penes tiene que aprender a hacer, tan pronto como estés cómoda, que es: Hacer preguntas. Cada hombre es único, y también su verga.

Estruja el mango y mira si brota un líquido claro. Si lo hace, baña tu lengua en él y espárcelo. Se extenderá contigo y parecerá fantásticamente erótico a tu compañero. Ahora, muestra como te gusta la sustancia.

Acércate a la cabeza de la polla como si fuese un helado de crema de chocolate y mete todo el capullo en tu boca caliente. Manténlo allí.

Escúchale gemir. Ahora baja rápidamente y mete tanta pija como pueda caber dentro de tu boca. No temas, no te ahogarás. Si doblas tu cuello de la manera correcta, puedes meterla limpiamente en tu garganta.

Permanece así, con el pene dentro de tu boca, durante un momento. Siéntela dentro tuyo. Esto puede ser al menos tan exquisito como tenerla en tu conejito. Crece en ti. En este momento puedes hacer varias cosas. Esta es una de ellas:

Deslízala hacia atrás hasta el extremo de la polla y chasquea tu lengua contra ella. Tu hombre tendrá un hormigueo ahora, queriendo profundizar más en tu garganta. Pero no le dejes imponerse. Si lo hiciera, se iría en dos minutos y esto es divertido?

Moviéndote tan rápido como el pueda aguantar (no le dejes correrse aún), deslízate arriba y abajo por su pene como si estuvieras follándolo. Si está muy cerca de correrse, para, o al menos frena. Si no puedes introducirla hasta el final, puedes engañarlo un poco usando tu mano derecha para completar la sensación de tragártela a fondo. Parecerá como si la hubieses metido por completo en tu boca y hasta lo sentirá igual. Puedes también deslizar tus dedos, moviéndolos en forma de O alrededor de su mango, arriba y abajo con el ritmo de su chupada.

Esta es otra cosa. Además de sólo meter la polla en la boca, puedes mamarla que es bastante diferente. Hay mamadas profundas y pequeñas y ambas sientan condenadamente bien. Tu hombre puede tener una preferencia, no obstante, así que observa sus reacciones.

Tomando tan sólo el glande en tu boca, mámalo como si fuera un pezón o un pajita. Esto le sienta tan bien al hombre, que me pone el conejo caliente tan sólo pensar en ello. La otra mamada es larga, profunda, en la que tomas la polla completa y la chupas todo el tiempo hacia arriba como si fueras un aspirador y después abajo y lo haces de nuevo, chupando hacia abajo también.

Aquí hay una cosa importante que saber: Cualquiera de estos movimientos sentirán bien las primeras pocas veces o más, pero tras un rato, es como si la polla se vuelve inmune al sentimiento. Cuando notes esto, es el momento de cambiar al siguiente juego. No querrás que la polla se vaya a dormir. La quieres constantemente estimulada, casi, pero sin llegar, al punto del orgasmo.

Que es justamente donde estamos ahora. Tienes una furiosa erección en tu mano derecha y unas pelotas algo tensas en tu izquierda. Echate atrás y obsérvalo, no es bello? Lleva tu mano derecha a la base del pene y aprieta allí. Esto provocará que el mango se llene y espese, y ahora el glande estará brillante y suave. Continúa manteniendo el pene en tu boca y chupa y prueba todos tus movimientos variados hasta que sepas que el hombre no puede soportar más y va a dispararse.

Lo que hagas ahora es entre tú y tu amante. Personalmente, yo prefiero observar el disparo. Me proporciona imágenes para mis sueños húmedos y además, es emocionante ver la leche a borbotones. Es asombroso cuanta cosa sale y lo lejos que llega el disparo. Si quieres mirar, lo sentirás venir con su mano derecha y sabrás cuando apartarte. Puedes incluso intentar coger algo con tu lengua si eres rápida. Puedes querer tragarlo, algunas muchachas lo hacen, y a montones de chicos les gusta que se lo traguen. Ten cuidado de retroceder un poco cuando estalle o si no te atragantarás y esto no es muy romántico. Cógelo en tu boca, manténlo allí y después lo tragas.

Otra solución, y esta también es bonita, salvo que estés haciendo el amor donde no puedas ensuciar, es dejar los tibios, maravillosos jugos derramarse en tu boca y entonces deslizarlos alrededor de la ya húmeda pija. La hace tan escurridiza y deliciosa de tocar! Querrás recorrerla con tus manos, sintiendo la polla dura hacia arriba, esparciendo la reluciente leche sobre el capullo. Esto también crea una estupenda imagen sensual, para ti y para tu hombre.

Ahora le has hecho a tu hombre una mamada que no olvidará. Créeme, si sigues mis instrucciones, este tipo querrá saber más sobre ti. He oído a los hombres que una mujer entre cincuenta sabe como hacer una buena chupada. El resto actúa como si fuera un gran favor. Lo que es otro punto que debo remarcar. Si no te gusta chupar y has intentado aprender a que te guste y todavía no funciona, no te rindas. Quizás te guste con el tiempo. Los hombres dicen que las mujeres mayores son mejores chupadoras.

Pero debo advertirte, hay un montón por ahí a las que nos gusta chupar y vamos a ser una dura competencia para las que sois tímidas. Conozco mujeres que incluso tienen orgasmos chupando pollas.

Una nota final, esta vez para los hombres: No empujes. No hay nada más mortal que tener un hombre empujando tu cabeza ahí abajo. Espera. Si ella estuviera dispuesta, se pondrá en ello, quizá no hasta la segunda vez que hagáis el amor. Y si le das tiempo, aprenderá a gustarle. Si a ella no le gusta, quizás si le guste a tu siguiente amante.

VMW06

Anónimo dijo...

"Como chupar una polla con arte y salero", por anónima

Chupar una polla a un hombre es uno de los más puros placeres en la vida. Es triste pensar que muchas mujeres no aprecian lo divertido que puede ser. La razón es que no saben cómo hacerlo correctamente y así no acaba por gustarles, porque si no lo haces correctamente, no conseguirás tu premio. La polla no se endurecerá, el hombre no pasará un buen rato y la mujer sentirá el fallo como propio. Pero no hay que tener miedo, es muy fácil aprender a ser una fabulosa chupadora de pollas, y yo voy a deciros como.

No tiene importancia el lugar que escojas, puede ser en casa, en la cama o aparcada en el Bulevar del Ocaso, pero busca todo el nivel de intimidad que necesites para sentirte relajada y cachonda. Para el propósito de este artículo, digamos que estás en un sofá, con un hombre que te gusta y sabes que a él le apetecería una buena mamada en este momento (siempre les apetece).

Deslízate en el suelo entre sus piernas y abre su bragueta. Busca y palpa su polla. Si está caliente para ti, ya estará dura. Si es nervioso, puede estar aún doblada en sus calzoncillos. Mantén agarrada su polla con la mano, sube a su cara y bésale. Observa si puedes sentir una respuesta abajo. Cualquier movimiento es una buen signo.

Ahora sácale la polla y mira cómo está. Si está tiesa, lo estás haciendo bien, en otro caso, aquí está el que hacer: Sácale las pelotas. Si los pantalones están muy tirantes, bájalos. Ahora sujeta sus pelotas en la mano izquierda y la polla en la derecha. Apriétala poco a poco hacia abajo en dirección a la base del mango y dispónte a chupar.

Recorre tu lengua sobre tus labios para tenerlos listos y húmedos, y mira la cara de tu hombre. El quiere mirar como le chupas. A los hombres les gusta mirar. Ahora abre tu boca ligeramente para atormentar y excitar a tu hombre y acércate junto a su polla. Respira en él, sóplale con tu aliento caliente. Saca tu lengua de nuevo y tócale, atorméntalo.

Asegurándote que tu lengua está goteante de humedad, comienza en la base de su mango y lame hacia arriba, lentamente. Gira tu cabeza de lado y simula morderle, suavemente colocando tus dientes en su carne. Humedécelo de nuevo con tu lengua y usa tu mano para esparcir el líquido alrededor si es necesario. Una polla húmeda se ve y suena más cachonda que una seca.

Tu izquierda entretanto estará tocando sus pelotas, quizás arañándolas ligeramente con tus uñas. Puedes también querer buscar debajo y detrás de las pelotas para encontrar ese área tan sensitiva justo antes del ano, o incluso pasar tus dedos sobre su agujero muy levemente. Ya que el músculo que causa la erección comienza ahí atrás, esto producirá una reacción en su polla.





Después que hayas lamido su mango un montón de veces y está todo húmedo y duro, tu hombre comenzará a retorcerse con frustración si no comienzas a tomarlo en serio. Una rápida mirada a su cara te hará saber cuando estás llevando las cosas demasiado lejos. Atormentar es bueno... hasta un punto.

Un poco de experiencia chupando pollas te enseñará cuándo se ha alcanzado este punto. En uno de tus balanceos hacia arriba con su lengua, desde la base de su mástil al borde de su capullo, no te detengas.

Continúa tu larga, húmeda lamida sobre la punta de su polla, insistiendo en el agujero del centro. Mantén tu lengua en él, si puedes, pero no chupes su cabeza aún.

Ahora recorre con tu lengua el borde de su capullo, por todo el contorno, haciendo frecuentes pases por la piel tierna encarada hacia tí. Aquí es donde la mayoría de los hombres son más sensibles. ¡Pero no todos los hombres! Hay una cosa que una buena chupadora de pollas tiene que aprender a hacer, tan pronto como estés cómoda, que es: Hacer preguntas. Cada hombre es único, y también su polla.

Estruja el mango y mira si brota un líquido claro. Si lo hace, baña tu lengua en él y espárcelo. Se extenderá contigo y parecerá fantásticamente erótico a tu compañero. Ahora, muestra como te gusta la sustancia.

Acércate a la cabeza de la polla como si fuese un helado de crema de chocolate y mete todo el capullo en tu boca caliente. Manténlo allí.
Escúchale gemir. Ahora baja rápidamente y mete tanta polla como pueda caber dentro de tu boca. No temas, no te ahogarás. Si doblas tu cuello de la manera correcta, puedes meterla limpiamente en tu garganta.

Permanece así, con la polla dentro de tu boca, durante un momento. Siéntela dentro tuyo. Esto puede ser al menos tan exquisito como tenerla en tu conejito. Crece en tí.

En este momento puedes hacer varias cosas. Esta es una de ellas:
Deslízala hacia atrás hasta el extremo de la polla y chasquea tu lengua contra ella. Tu hombre tendrá un hormigueo ahora, queriendo profundizar más en tu garganta. Pero no le dejes imponerse. Si lo hiciera, se iría en dos minutos y ¿esto es divertido?

Moviéndote tan rápido como el pueda aguantar (no le dejes correrse aún), deslízate arriba y abajo por su polla como si estuvieras follándolo. Si está muy cerca de correrse, para, o al menos frena. Si no puedes introducirla hasta el final, puedes engañarlo un poco usando tu mano derecha para completar la sensación de tragártela a fondo. Parecerá como si la hubieses metido por completo en tu boca y hasta lo sentirá igual. Puede también deslizar tus dedos, moviéndolos
en forma de O alrededor de su mango, arriba y abajo con el ritmo de su chupada.
Esta es otra cosa. Además de sólo meter la polla en la boca, puedes mamarla que es bastante diferente. Hay mamadas profundas y pequeñas y ambas sientan condenadamente bien. Tu hombre puede tener una preferencia, no obstante, así que observa sus reacciones.

Tomando tan sólo el capullo en tu boca, mámalo como si fuera un pezón o un pajita. Esto le sienta tan bien al hombre, que me pone el conejo caliente tan sólo pensar en ello.

La otra mamada es larga, profunda, en la que tomas la polla completa y la mamas todo el tiempo hacia arriba como si fueras un aspirador y después abajo y lo haces de nuevo, mamando hacia abajo también.

Aquí hay una cosa importante que saber: Cualquiera de estos movimientos sentirán bien las primeras pocas veces o más, pero tras un rato, es como si la polla se vuelve inmune al sentimiento. Cuando notes esto, es el momento de cambiar al siguiente juego. No querrás que la polla se vaya a dormir. La quieres constantemente estimulada, casi, pero sin llegar, al punto del orgasmo.

Que es justamente donde estamos ahora. Tienes una furiosa erección en tu mano derecha y unas pelotas algo tensas en tu izquierda. Echate atrás y obsérvalo, ¿no es bello? Lleva tu mano derecha a la base de la polla y aprieta allí. Esto provoca que el mango se llene y espese, y ahora el capullo estar brillante y suave. Continúa manteniendo la polla en tu boca, chupa y prueba todos tus movimientos variados hasta que sepas que el hombre no puede soportar más y va a dispararse.

Lo que hagas ahora es entre tú y tu amante. Personalmente, yo prefiero observar el disparo. Me proporciona imágenes para mis sueños húmedos y además, es emocionante ver la leche a borbotones. Es asombroso cuanta cosa sale y lo lejos que llega el disparo. Si quieres mirar, lo sentirás venir con su mano derecha y sabrás cuando apartarte. Puedes incluso intentar coger algo con tu lengua si eres rápida. Puedes querer tragarlo, algunas muchachas lo hacen, y a montones de chicos les gusta que se lo traguen. Ten cuidado de retroceder un poco cuando estalle o si no te atragantarás y esto no es muy romántico. Cógelo en tu boca, manténlo allí y después lo tragas.

Otra solución, y esta también es bonita, salvo que estés haciendo el amor donde no puedas ensuciar, es dejar los tibios, maravillosos jugos derramarse en tu boca y entonces deslizarlos alrededor de la ya húmeda polla. ¡La hace tan escurridiza y deliciosa de tocar! Querrás recorrerla con tus manos, sintiendo la polla dura hacia arriba, esparciendo la reluciente leche sobre el capullo. Esto también crea una estupenda imagen sensual, para tí y para tu hombre.



Acabas de hacerle a tu hombre una mamada que no olvidará en la vida

Créeme, si sigues mis instrucciones, este tipo querrá saber más sobre ti. He oído a los hombres que una mujer entre cincuenta sabe como hacer una buena chupada. El resto actúa como si fuera un gran favor. Lo que es otro punto que debo remarcar. Si no te gusta chupar y has intentado aprender a que te guste y todavía no funciona, no te rindas. Quizás te guste con el tiempo. Los hombres dicen que las mujeres mayores son mejores chupadoras.

Pero debo advertirte, hay un montón por ahí a las que nos gusta chupar y vamos a ser una dura competencia para las que sois tímidas. Conozco mujeres que incluso tienen orgasmos chupando pollas.

Una nota final, esta vez para los hombres: No empujes.
No hay nada más mortal que tener un hombre empujando tu cabeza
ahí abajo. Espera. Si ella estuviera dispuesta, se pondrá en ello, quizá no hasta la segunda vez que hagáis el amor. Y si le das tiempo, aprenderá a gustarle. Si a ella no le gusta, quizás si le guste a tu siguiente amante...

Espero que os sirva, con amor, una anónima.

VMW06

Anónimo dijo...

Cómo chupar una concha
Hey!, tengo mucho respeto por todos los hombres a los que les gusta chupar conchas porque hay muy pocos de vosotros en la calle, y no soy la unica mujer que lo dice. Y lo que es mas, algunos de los que lo haceis a la antigua usanza, no lo haceis demasiado bien, asi que quizas esta pequena leccion os ayude.

Cuando una mujer encuentra a un hombre que lo mama bien ha encontrado un tesoro y no le va a dejar escapar facilmente. Este es un tipo raro y ella lo sabe. Ni siquiera se lo dira a sus mejores amigas pues si no le convertiria en el hombre mas popular de la ciudad.

Asi que recuerda, la mayoria de los tios pueden coger y generalmente lo hacen de una manera satisfactoria, pero los que saben chuparla bien, lo tienen hecho.

Muchas mujeres estan tristes por sus cuerpos. Incluso si tienes a la mujer mas maravillosa del mundo contigo en la cama se estara preocupando por como te gusta su cuerpo. Dile que es bella, dile que partes te gustan mas, dile cualquier cosa pero dejala que confie en ti lo suficiente como para dejarte bajar entre sus piernas. Ahora para y mira lo que ves. Es bonito, verdad? No hay nada en el mundo que le haga mas unica a su mujer que su coño.

Ya se, he visto muchos, los hay de diferentes tallas, colores y formas. Algunos estan metidos para adentro como el potorrin de una chiquilla y otros tienen los labios gruesos y seductores que salen para darte la bienvenida. Algunos son cepillos enredados de pelo y otros estan cubiertos con pelusa transparente. Aprecia las cualidades unicas de tu mujer y dile lo que le hace especial.

Las mujeres son mucho mas de palabra que los hombres, especialmente cuando se hace el amor. Tambien responden mas al amor de palabra lo que significa que cuanto mas le hables, mas facil te sera hacerle acabar. Asi que todo el tiempo que pases acariciando y manoseando su precioso coño, hablale de el. Ahora, miralo de nuevo, suavemente aparta los labios y mira los labios internos. Incluso chupalos si quieres. Ahora separa las partes superiores de la concha hasta que encuentres el clitoris.

Las mujeres tienen clitoris de todas las tallas igual que los tios teneis penes de diferentes tamanos, pero esto no tiene nada que ver con su capacidad de orgasmo. Simplemente significa que la mayor parte de ella esta escondida bajo su prepucio. Cada vez que toques el coño de una mujer asegurate de que tu dedo esta humedo. Puedes chuparlo o puedes mojarlo con sus jugos internos, pero asegurate por cualquier medio de mojarlo antes de tocarle el clitoris, pues tu dedo se quedara pegado a el si esta seco, y eso duele. Pero tu no quieres tocarle el clitoris de cualquier manera, tienes que ir preparando el terreno. Antes de que ella se excite, su clitoris es demasiado delicado para ser manejado. Aproximate a su coño despacio.

A las mujeres, incluso mas que a los hombres, les encanta ser incitadas. La parte interna de su muslo es su punto mas delicado. Chupalo, besalo, haz dibujos con la punta de tu lengua, acercate peligrosamente a su concha. Hazle que se anticipe a ello. Ahora chupa el pliegue donde las piernas juntan su coño. Acaricia tu cara con su arbusto, cepilla tus labios sobre su raja sin presionar, para posteriormente excitarla.

Despues de haber hecho esto hasta un punto en el que tu chica esta moviendose y tratando de forzar para que te acerques mas a ella, entonces pon tus labios en la superficie de su raja. Besala suavemente y despues mas fuerte. Ahora usa tu lengua para separar los labios de su vagina y cuando se abran haz correr tu lengua arriba y abajo entre las capas de carne de la concha. Suavemente separa mas sus piernas con tus manos.

Todo lo que haces con una mujer y lo que estas a punto de comer tiene que ser hecho suavemente. Cogela con la lengua, eso tambien le excita de la hostia porque por ahora ella quiere que se le preste algo de atencion a su clitoris. Compruebalo, mira si el clitoris se ha vuelto lo suficientemente duro como para sobresalir de su cubierta. Si es asi, chupalo. Si no puedes verlo, puede estar esperandote debajo. Lleva tu lengua hasta la parte superior de su raja y siente su clitoris. Apenas puedes experimentar su presencia, pero si incluso no puedes sentir la diminuta perla, puedes hacerla levantarse chupando la piel que la cubre. Chupa fuerte y presiona dentro de su piel. Suavemente separa los labios del coño y mete tu lengua contra el clitoris, cubierto o no. Hazlo rapidamente. Esto provocara que sus piernas se estremezcan. Cuando sientas que esta alcanzando el orgasmo pon tus labios en forma de O y toma el clitoris con tu boca. Empieza a chupar suavemente y observa la cara de tu chica y su reaccion. Si puede soportarlo, empieza a chupar mas fuerte y si le mola chupa mas fuerte todavia. Ve con ella. Si levanta la pelvis en el aire con la tension del orgasmo viniendo, muevete con ella, no pelees. Espera y manten tu caliente boca en su clitoris. No le dejes ir. Esto es lo que estara diciendo tambien: NO PARES!, NO PARES NUNCA!!! Hay una razon para ello. La mayoria de los hombres se paran demasiado pronto.

Igual que la mamada de una pija, esto es algo sobre lo que merece la pena aprender, y merece la pena aprender a hacerlo bien. Conozco a un hombre que es un asqueroso cogedor. Simplemente asqueroso. Pero puede lamer una concha mejor que nadie que conozca y nunca tiene problemas para conseguir una cita. Las chicas se abalanzan sobre el. Pero volviendo a tu sesion "chupa-concha", hay otra cosa que puedes hacer para intensificar el placer de tu mujer. Le puedes joder con los dedos mientras ella disfruta con tus talentos de chupa clitoris. Antes, durante y despues. A ella si que le gustara.

Ademas de las zonas erogenas que rodean a su clitoris, otra mujer tiene otra area extremadamente sensible en la azotea de su vagina. Esta es la zona contra la que frotas cuando te la estas follando. Bien, como tu polla esta un poco lejos de tu boca, tus dedos tendran que "echar el polvo". Coge dos dedos. Uno es muy fino y tres demasiado anchos por lo tanto no puedes profundizar. Asegurate de que estan humedos para no irritarle la piel. Deslizalos hacia adentro, al principio despacio y despues mas rapidamente. Follala con ellos ritmicamente. Acelera solo cuando ella lo hace. Escucha su respiracion, ella te permitira saber lo que hacer. Si le estas chupando el coño y haciendole un dedo al mismo tiempo, le estas estimulando bastante mas de lo que lo harias con tu pene solo, por lo tanto puedes contar con que se lo esta pasando en grande. Si tienes alguna duda comprueba sus sintomas. Cada mujer es unica. Puedes tener una cuyos pezones se endurecen cuando se excita o solo cuando le viene el orgasmo. Tu chica se puede poner colorada o empezar a temblar. Consigue conocer sus sintomas y seras su amante mas sensible. Cuando ella empice a tener un orgasmo, por Dios, no dejes escapar ese clitoris. Persevera con la duracion. Cuando empiece a decaer del primer orgasmo, presiona tu lengua contra el lado inferior del clitoris dejando que tus labios cubran la parte superior. Mueve tu lengua hacia adentro y hacia afuera de su coño. Si tus dedos estan dentro, muevelos tambien un poco, aunque suavemente, pues todo es extremadamente sensible especialmente ahora.

Si juegas tus cartas correctamente conseguiras multiples orgasmos de esta manera. Una mujer esta excitada una hora entera antes de tener un orgasmo. ¿Te das cuenta del impacto total de esta informacion?. ¿El potencial?. A una mujer se le cronometraron 56 orgasmos de un tiron. ¿Sabes el efecto que tendrias en una mujer a la que le produjeses 56 orgasmos?. Seria tuya siempre que la quisieras.

El ultimo consejo que te doy es: despues de haberla hecho correrse, hazla tu esclava dandole la mayor mamada que haya tenido nunca. No le dejes sola precisamente ahora. Hablale, acaricia su pecho y su cuerpo con delicadeza, continua haciendole el amor suavemente hasta que se halla calmado. Un hombre puede marcharse e irse a dormir en el mismo suspiro sin sentir remordimiento, ningun sentido de perdida. Pero una mujer por naturaleza requiere alguna sensibilidad de su amante en los primeros momentos despues del sexo.

Sexo oral puede ser la mas excitante experiencia sexual que puedes tener. Pero es lo que tu haces. Tomate tu tiempo, practica a menudo, presta atencion a los sintomas de tu amante y sobre todo, diviertete.

VMW06

Anónimo dijo...

somos una pareja de 34 años con 12 de casados. betty mi esposa es una mujer muy sexy con un buen par de tetas y unas piernas para morir. un día mientras veíamos una película porno donde se estaban cogiendo a una chica entre dos tipos le pregunte si le gustaría hacer algo similar, y con voz de duda me respondió que si le gustaría a lo que yo conteste que si quería lo haríamos.

fueron muchas la veces que hablamos de hacer un trío o de contactar a una pareja para hacer un intercambio hasta que un día en la fiesta de unos amigos conocimos a un hermano de la cumpleañera con el cual ligamos muy bien. al principio de la velada todo transcurría normal en la mesa donde estábamos los tres hasta que con los tragos encima decidimos hacer bromas sexuales a lo cual mi esposa respondió muy bien aceptando todo lo que le decíamos, incluso el hizo varios comentarios de sus buenos senos y su cara de diabla lo que nos hizo entrar en confianza.

después de un rato el clima se tornaba mas caliente y le dije a mi esposa que se lo tocara por debajo de la mesa, mi esposa entre risas y juegos introdujo una mano debajo de la mesa y le toco el pene a Carlos por encima del pantalón y me dijo que le gustaba y que lo tenia grande.

Carlos asustado se me quedo viendo a la cara y le dije que no había problema que se quedara tranquilo que yo sabia lo que hacia mi esposa por debajo de la mesa.

luego de unos quince minutos decidimos ir a otro sitio, al llegar al carro betty y Carlos sentaron en el asiento trasero y comenzaron a besarse mientras yo conducía a nuestra casa.

al llegar a casa me di cuenta que betty se lo estaba pajeando mientras Carlos le besaba las tetas y le metía la mano en la cuca.

subimos a la casa y ella nos empezó a desvestir mientras la tocábamos por todos lados. al desnudarnos ella se arrodillo en el piso comenzando una de las mejores mamadas que me a dado solo que esta vez era compartida, le pregunte si le gustaba y me contesto con el guevo de Carlos en la boca que le encantaba y que estaba muy excitada.

al cabo de un rato la llevamos al sofá para devolverle el favor la acostamos boca arriba y Carlos se la comenzó a comer mientras que yo le chupaba las tetas. Carlos le metía dos dedos por la cuca y uno en al culo mientras le daba una buena chupada a su clítoris haciéndola acabar una y otra vez.

Carlos se levanto y me pregunto si la podía coger, a lo que yo respondí que sea ella quien lo diga, inmediatamente mi esposa dijo "métemela estoy que exploto y quiero ese guevo en mi cuca".

Carlos no espero y de un solo golpe se lo introdujo hasta la mitad gimiendo ella de manera sorpresiva metiéndose mi palo en la boca, mientras Carlos le daba durísimo por la cuca ella me seguía mamando como nunca.

Carlos la levanto y se acostó en el piso boca arriba dejando que ella se le sentara encima. al ver esto me recordé de la película con la que comenzó todo y le pregunte a mi esposa si quería que le diéramos un doble, contestándome "claaaaarrroooo para eso estamos aquí".

después de escuchar a mi esposa pidiendo otro guevo como una perra en celo se lo fui metiendo en su angosto culo mientras que Carlos le seguía cogiendo por la cuca.

los gemidos de mi esposa al ser penetrada por los dos guevos hasta el fondo eran geniales lo que nos éxito mucho y le comenzamos a dar cada vez mas fuerte acabando ella por lo mínimo tres o cuatro veces.

en un instante sentí que iba a acabar y se lo saque del culo mientras veía que Carlos también se lo sacaba, la visión fue muy excitante ya los dos ricos orificios de mi esposa estaban abiertos y lubricados de una manera nunca vista, en ese momento betty pidió que le diéramos un poco mas a lo que Carlos propuso una doble vaginal a lo cual mi esposa accedió.

primero fue Carlos en meter su guevo un poco mas gordo que el mió pero un poco mas pequeño, después entre yo
y mi esposa entre gemidos de placer dijo: "siempre había soñado con tener dos guevos en mi cuca" fue cuando empezamos a cogerla nuevamente duro y sin contemplaciones pues solo pedía mas y mas.

al cabo de un rato me volvieron las ganas de acabar y se los hice saber ella pidió que se la diéramos en la boca que quería mamar dos guevos llenos de leche.

volvimos a arrodillarla y con su boca abierta recibió primero la leche de Carlos y seguido de pocos segundos la mía comenzando a mamarse los dos guevos al mismo tiempo llenos de leche y tragando un poco de la misma.

después de eso siempre tenemos contacto con Carlos y una que otra vez nos reunimos y hacemos un trío.

ahora solo esperamos hacerlo con otra pareja y con una chica aunque el sueño de betty es estar con otra pareja y un chico, ósea que seamos dos mujeres y tres hombres. ya el tercer hombre lo tenemos, solo falta la pareja dispuesta a hacer el quinteto.

Erotismo dijo...

veo que el lanzar una pregunta así al aire ha tenido muuuucho que comentar! La verdad, no puedo sintetizarlo en un comentario, para eso está mi blog con muuuuchas de mis aficiones.

besos

Anónimo dijo...

JAJAJAJAJAJA QUE BARBARA DE PLANO ORA SI AGITASTE EL AGUA, COMO SALIERON INSPIRADOS A LA CONVOCATORIA JAJAJAJA EN FIN TAN CURADOS SOBRE TODO LAS LECCIONES DE LA CONCHITA SE TOMA NOTA JEJEJE
YAJUUU

AHI LA LLEVAS MACITA

YOP

samsa777 dijo...

¡!

Mamerto Tetto dijo...

ay nena, como me calietan tus relatos de mierda! Segui con esta movida que te sienta bien.

Tu fan number wan!