martes, 9 de diciembre de 2008

En el gym con mi cachondo

Domingo 23 de noviembre, 1:30 pm, estoy en el Gym, entrenando, porque desde el jueves que no me paraba para hacer ejercicio, y para quitarme el estrés junto con una depresión que me dio después de una pleito que tuve con alguien de mi familia.
Terminé mis ejercicios, y saqué mi mochila del locker para meterme a bañar, tomé mi celular para ver quien se intereso por mí en esas 2 horas, y sorpresa, 14 llamadas perdidas, era mi cachondo, buscándome, ¿tantas llamadas? -pensé … Y eso, porque tan insistente? Y pues yo así como que no queriendo, (mentira, lo hice rapidísimo) le marque y su celular apagado, dije: qué raro! …. Total !!! me quité todo para meterme a las duchas, sonó mi celular otra vez. Contesté y me dijo el cachondo:
-Corazón, pues donde andas que no me contestas?
-Estoy en el gym haciendo algo por mí
-Que vas hacer ahorita
-Estoy a punto de meterme a la ducha
-No, vente a mi casa, quiero verte,
mmmmmmmm que rico –fue lo que pensé- pero sólo respondí
-y eso?, nunca me había invitado a su casa, era la primera vez, en el mes que llevamos saliendo,
-Quiero verte, me urge verte
-Pero porque tanta urgencia? - le pregunte
-Estoy solo, estoy pensando en ti y estoy todo caliente,
Wowww de un momento a otro sentí como mi cuerpo reacciono, de hecho sentí mucho calor y un deseo inmediato de verlo; de estar con él (lo que últimamente me está pasando y lo cual yo no quería), pero así son las cosas…
Me metí a bañar creo que lo hice en 5 minutos, jamás me había bañado tan rápido, jajajaja, por suerte me traje ropa algo sexy, me quería levantar el ánimo que traía por los suelos, unos jeans súper ajustados, de esos que solo con talco entran, una blusa negra de tirantitos, de esas que enseñan casi todo, y unas sandalias negras altas. Salí corriendo de las regaderas, me vestí así como me bañe,. Volvió a sonar mi celular.. Era él:
-Ya vas llegando?
-Ya casi, ya voy
-No te tardes
En el carro fui peinándome y maquillándome. En el trayecto a su casa, otras 3 llamadas, para guiarme como llegar a su casa. Vive fuera de la ciudad en una zona campestre de descanso muy bonita por cierto, me dio la señas, di rápidamente con la dirección, sono de nuevo mi celular y me dijo:
-Entra a la casa, la puerta está abierta
Entré a su casa echa una manojo de nervios, hace años, años!!!! que no hacia algo parecido. Todo estaba en silencio, dijé: hellouuuu, y nada, helllouuuuu. Escuché una voz, diciéndome -acá estoy en mi recamara-, ¿ Recamara ? Ok… Así que la busco!. Por su voz la encuentré, entré y estaba metidito en su cama, a gusto, recién despertado, (ya eran las 2 pm, se había ido de fiesta el señor la noche anterior). Me quedé parada en la entrada sin saber qué hacer (jajajaja a mi edad, parecía una adolescente de 15 años me cae)
-Acércate y dame un beso!
Así lo hice, parece que me hipnotizo, lo hice en cuanto me lo ordeno, me agachó a darle un beso en la boca y me dijo:
-Quítate la ropa - Creo que miles de colores se vinieron a mi cara, sentía que ardía, tanto por la pena como por las ganas de estar con él - y lo hice, poco a poco empecé a quitarme la ropa, ( eso sí, muy segura de mi cuerpo, creo que el último mes, lo que llevo con él, hago mucho ejercicio y mi cuerpo ya reacciono ), hasta quedarme en ropa interior. Me metí a su cama calientita por su cuerpo.
Estaba totalmente desnudo, su hermoso cuerpo desnudo, (eso sí, esta bellísimo el cuerpo de mi cachondo) Para mi sorpresa, lo empecé a besar como desesperada, en un segundo mi cuerpo estaba más que excitado y ansioso por sus caricias, por sus besos. Esos besos que recorren todo mi cuerpo. Desde que me vio, me di cuenta que él estaba erecto, en un dos por tres, se puso arriba de mi, besándome y su pene, su riquísimo pene estaba buscando mi vagina ansioso por entrar a ella y yo más que ansiosa por recibirlo.
Cuando entro, ambos gemimos de placer, entraba y salías, una y otra vez, los dos ansiosos, como si nunca hubiéramos hecho el amor, me veía a los ojos y me decía:
-Me encantas, me tenias todo caliente, me urgía estar contigo, metértela toda como te gusta
Le respondí de igual manera: si mi amor, métemela toda, cógeme toda, así rico, bésame, bésame, muérdeme, hazme feliz como lo haces siempre, ( me sorprendo de lo que llego a decirle, siempre he sido algo callada en esos momentos, pero él hace que diga todo eso)
Estuvimos no sé que tanto tiempo amándonos, besándonos, cogiendo, gimiendo, gritando, mordiéndonos y viéndonos a los ojos, wwwuuuauuuuu, terminamos en un solo alarido de placer, él haciéndome venir como sólo él lo sabe hacer y yo entregándome por completo y sacando el estrés y la depresión que en ese momento, más que por obvias razones, se fue al olvido.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Wwwuuuuuuuaaaaaoooooo Venus, igualito amiga, asi me paso ami jejejeje

Besitos desde León

Liza

fab dijo...

Wowwwwwwwwwwwwwww que historia tan cachonda amiga, la neta que bueno que tuviste un riquisimo domingo.

Anónimo dijo...

Ay Venus como siempre te digo me alborotas con las historias quiero jugar a "lo que hace la mano hace la tras" jajaj, que ricooooooo que te la pases asi!!

May

Fulano dijo...

Esta sí fue real